¿Qué aprenderás de este artículo?

Una técnica de organización y elección de ropa para siempre generar nuevas combinaciones con tu ropa y utilizarla toda.

Muchas veces sentimos que “no tenemos qué ponernos”, que “siempre” nos ponemos lo mismo o  que necesitamos más ropa. Pero el verdadero problema que tenemos la mayoría es que el 70% del tiempo utilizamos el 30% de nuestra ropa, esto nos dice que normalmente  elegimos las misma ropa y la combinamos de la misma manera. Por eso  sentimos que no tenemos suificiente ropa o que no sabemos qué ponernos para no vernos igual, pero en realidad lo que nos está faltando son nuevas combinaciones y variar las prendas que utilizamos.

Yo me di cuenta de esto cuando estaba en la universidad; para una materia nos pidieron llevar varios conjuntos de ropa, así que los armé en casa y los llevé a la clase. Cuando llegué mis compañeras de equipo me hicieron sugerencias distintas de cómo combinar mi ropa, y al ver las propuestas que me hicieron pensé: “wow, nunca se me hubiera ocurrido combinar esa blusa con esa falda o ese pantalón con ese blazer” y me quedé pensando en cómo a mí nunca se me había ocurrido hacer esos conjuntos. Llegando a casa me puse a idear distintas formas de combinar mi ropa sin tener que estar recurriendo constantemente a otras personas para que me dieran nuevas ideas, ya que yo siempre tenía la misma perspectiva limitada y terminaba con las mismas prendas y las mismas combinaciones. Fue así cómo desarrollé está técnica para constantemente estar generando combinaciones diferentes con mi ropa, que yo sola no hubiera imaginado, y utilizar todo lo que tengo en el closet.

Paso 1. Separación de prendas

Lo primero que haremos será separar nuestra ropa en 4 segmentos:

  1. Prendas inferiores (pantalones, faldas, shorts, pesqueros, etc.)
  2. Prendas superiores (blusas, camisas, playeras, etc.)
  3. Prendas de una pieza (monos, overoles, vestidos, etc.)
  4. Prendas para taparse (chamarras, abrigos, sacos, etc.)

Paso 2. Asignación de espacio

Una vez que tenemos divididas las prendas por secciones vamos a determinar cuáles vamos a colgar y cuales vamos a guardar en cajones. Puedes acomodarlas por sección, por tipo de tela o como mejor te acomode de acuerdo al espacio que tienes.  Lo importante es que mantengas las prendas de cada sección juntas aunque una parte esté colgada y la otra en cajones, por ejemplo, mi sección de prendas superiores la tengo dividida algunas en cajón y otras en ganchos dependiendo de qué tanto se arruga la tela, pero todas las que están colgadas están juntas y todas las que están en en cajones están juntas.

Paso 3. Definición de “entradas y salidas”

En este paso determinaremos por dónde vamos a guardar la ropa y por dónde la vamos a sacar, esto en el último paso será lo que determine cómo combinaremos las prendas. Empezaremos por los cajones, hay 3 maneras de organizar las prendas en ellos:

  • Apiladas una sobre otra (de abajo hacia arriba)
  • De frente hacia atrás
  • De izquiera a derecha (o viceversa)

No importa cómo las acomodes, lo que importa es que determines cómo vas a guardar las prendas y sacarlas para usarlas. Por ejemplo si están una sobre otra determina si al guardar una blusa la pondras hasta abajo o hasta arriba, y cuando la saques para usarla la tomarás del otro extremo. Lo mismo si las acomodas en hileras de enfrente hacia atrás, decide si al guardarlas las pondras hasta enfrente y al sacar la que usarás la pondras hasta atrás o si prefieres al revés.

En cuanto a la ropa que va colgada sólo hay 2 opciones si las guardas de lado derecho y sacas la que usarás de lado izquierdo o al revés. Y aquí me estoy refiriendo a las secciones de ropa que hicimos en los pasos 1 y 2, no a toda la ropa del clóset.

Una vez que definimos las entradas y salidas debemos ser aplicados en realmente apegarnos a guardar siempre en la misma “entrada” y tomar la ropa que usaremos de la “salida” que elegimos, esto ayudará a la rotación de las prendas y garantizará que en algún punto usaremos todas las prendas que tenemos.

Paso 4. Rotación

Listo, ahora solo debemos elegir cómo queremos ir sacando la ropa, les diré cómo lo hago yo pero ustedes pueden hacer las combinaciones que quieran. Las prendas que más tengo son blusas y partes inferiores, después piezas completas. Entonces lo que hago es que 4 días de la semana saco una blusa del cajón y la combino con la prenda inferior que está hasta la derecha. El quinto día tomo la prenda que está hasta la derecha de la sección de prendas de una pieza. Al día siguiente tomo la blusa de hasta la derecha (de las que tengo colgadas) y la combino con la prenda inferior de hasta la derecha. Y vuelvo a repetir todo.

Las únicas prendas que elijo sin meter en la rotación son las prendas para taparme, ésa la elijo una vez que tengo el outfit completo. Y también si una de la combinaciones que salió no me gusta del todo o realmente no combina coloco esa prenda de nuevo en la sección por la “entrada” que determiné y elijo la que sigue en la “salida”.

Al principio este método se te puede hacer algo enredado o que requiere mucha disciplina, pero es cuestión de acostumbrarte para que lo comiences a hacer sin pensar. Y con esto te garantizo que pronto estarás haciendo combinaciones nuevas con tu ropa, no sentirás tan seguido que pareces “retrato” y usarás toda la ropa que tienes. Inténtalo.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *